Urban Mood
Tailor

Un muy delgada línea marca la diferencia entre retro y vintage, aunque a menudo ambos términos se entremezclan. Nuestra intención es poder trazar esa línea de forma breve.

Ateniéndonos a nuestra propia definición de que es “retro” se trata de objetos que evocan al pasado, pero que no deben necesariamente pertenecer a él, ni siquiera haber sido diseñados en otros tiempos, simplemente emplean la estética de otra época tratando de apelar a nuestra nostalgia.

 

VINTAGE.- Nos referimos al glamour de los años 40 y el final de la Segunda Guerra Mundial. Un tiempo muy elegante en el que el buen gusto reinaba en las estancias de la época.

Los tonos neutros y un color audaz para contrastar dan la clave del esquema de color de este estilo decorativo. Maderas nobles, alfombras antiguas y muebles, que sin ser antigüedades, dan al espacio la sensación de que en cualquier momento puede entrar Humphrey Bogart o James Stewart. Esto resume una decoración Vintage más clásica, aunque hay muchas otras opciones realizadas con objetos de diseño de los años 60 y 70, mucho más cerca del pop pero también muy interesantes. Vintage es un estilo de vida, una muestra de la cultura posmoderna, que reniega del progreso y la innovación y prefiere buscar en el pasado lo que no espera del futuro…Son dos conceptos muy similares, pero que en esencia son completamente diferentes.

El estilo industrial nace con la moda de los lofts, espacios para vivir habilitados en edificios que anteriormente fueron fábricas, oficinas… Al convertir estos espacios de trabajo en viviendas, sin un gasto exagerado, utilizamos  como base de la casa las estructuras que conformaban su uso original, el ladrillo visto y los revestimientos de cemento y hormigón en todas sus versiones conforman lo que será la imagen de esta decoración.

La idea es aprovechar la mayor cantidad de elementos originales, incluso aquellos que le den imagen de abandono o derruido, tubos de aire acondicionado, tuberías y tubos rígidos para canalizar las luces, además de un mobiliario recuperado de estas viejas fábricas,  las maderas antiguas o envejecidas, terminarán de dar carácter a este interiorismo industrial.

Cristal, maderas naturales, hierro y acero son la clave.

La decoración vintage no tiene nada que ver con la industrial aunque muchos se empeñen en no diferenciarlas y es por ello que hacemos mención de todos estos conceptos aquí.

 

Tailor fue inspirado en lo industrial-Chic-Parisino. Es por ello, que logra transmitir la elegancia de los años 40´s integrando pocos, pero contundentes elementos antiguos, predominando metal y una amplia gama de tonos café, caoba y cobrizos, con algunos destellos de negro, que lo hacen un mood refinado muy antique-chic.

 

Las señas de identidad con las que hemos creado este mood

sofisticado, Varonil, vanguardista, sobrio